Contacta aqui por WhatsApp

Ya sabemos que tanto el velo como la cola del vestido de novia encierran el misticismo de lo tradicional. Crean una aura de pureza propia de las costumbres atemporales que llevan consigo las ceremonias de casamiento desde el inicio de los tiempos en nuestra cultura. 

En el siglo XVI pudimos ver por primera vez la cola acoplada al look nupcial. Una época donde se la asociaba a la nobleza y a la alta clase social. Con el paso del tiempo, ha sido un elemento clave para cualquier novia independientemente de su poder adquisitivo.  Ha determinado la elección de su completo estilo de vestido, y hasta del tipo de boda o ceremonia que han llevado a cabo en su día B. 

El mejor consejo para lucir la cola, es que se adapte a la perfección al tipo de vestido, así como a la figura de la novia que la luzca: 


1.         Cola desmontable

¡Todo un vestido con truco! se acopla en la parte trasera del vestido, en la cintura, y se puede quitar durante la celebración cuando desee la novia para estar más cómoda. Consigue un efecto wow espectacular. Nadie espera ese cambio de lo sofisticado a lo sencillo de una forma tan  favorecedora, permitiendo lucir a la novia dos looks en uno. 

 

 

2.         Cola Barrida

La cola barrida tiene la longitud justa para cubrir los pies de la novia,tan solo unos cm más larga que la parte delantera del vestido. Es el tipo más básico y más corto que podemos encontrar.

Ideal para los vestidos de corte imperio y aquellos más ligeros. Es esa cola que está diseñada para cubrir los pies de la novia y deslizarse sobre el suelo muy levemente. Tiene la elegancia que aporta la cola, pero sin limitar los movimientos, lo que hace que sea ideal para las novias que planean pasárselo bien junto con sus invitados sin tener que estar pendientes del vestido.






3.         Cola de capilla

La opción más cómoda que encaja a la perfección con la mayoría de los estilos. Tiene una longitud de metro y medio. No tiene la grandeza de las colas más largas, pero es una cola que impresiona a primera vista. Su longitud la hace vistosa, pero al mismo tiempo no presenta la incomodidad de las colas más largas.


 


 

4. Cola real

Típica de las novias más elegantes y sofisticadas que quieren simular un atuendo real.. El lucido por reinas y princesas de todos los tiempos.. En este caso, la presencia de las damas de honor será indispensable para que la novia pueda llegar al altar sin dificultad, ya que la longitud de la cola real se extiende a más de tres metros. Solo debe usarse en catedrales o grandes templos, ya que la cola abarcará todo el pasillo de la iglesia, y la ceremonia deberá estar a la altura de la majestuosidad el vestido. 


Comments ()

Product added to wishlist

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar
nuestros servicios y ofrecerle una buena experiencia
de navegación y estadísticas. Si continúa navegando,
consideramos que acepta su uso.